Los mejores juegos de mesa cooperativos: opiniones y comparativa
Los mejores juegos de mesa cooperativos: opiniones y comparativa

Los mejores juegos de mesa cooperativos

Las victorias se disfrutan más en equipo.

Y esa es una de las cosas que más me gustan de los escape rooms.

Si eres de los que, como yo, disfrutas más colaborando con otros para lograr un fin que compitiendo contra ellos, estoy seguro de que te encantarán los juegos cooperativos de mesa.

Aquí no hay ganadores y perdedores. Todos ganan o todos pierden.

Y esa es la gracia del juego. Debes saber aprovechar al máximo tus habilidades y coordinarlas con las del resto para conseguir la victoria.

El individualismo no tiene lugar aquí. El grupo lo es todo.

¿Te animas a jugar?

Los 10 mejores juegos de mesa colaborativos

A todos nos gusta poder verlo todo de un simple vistazo. Por eso, te dejo a continuación mi top 10 de juegos de mesa cooperativos.

Foto
Título
Edad recomendada
Jugadores
Duración (por juego)
Comprar en Amazon
Las Mansiones de la Locura (Segunda edición) Las Mansiones de la Locura (Segunda edición)
+14 años
1-5
2-3 horas
Arkham Horror, el juego de cartas Arkham Horror, el juego de cartas
+14 años
1-2
1-2 horas
Pandemic Pandemic
+8 años
2-4
45 minutos
Room 25 Room 25
+10 años
1-6
30 minutos
Mysterium Mysterium
+10 años
2-7
42 minutos
La isla prohibida La isla prohibida
+10 años
2-4
30 minutos
¡Rescate! ¡Rescate!
+10 años
1-6
45 minutos
Zombicide Zombicide
+14 años
1-6
60 minutos
Dead of Winter: La Larga Noche Dead of Winter: La Larga Noche
+14 años
2-5
1-2 horas
T.I.M.E. Stories T.I.M.E. Stories
+12 años
2-4
90 minutos

Como verás, se trata de un ranking de juegos de mesa cooperativos para adultos

Debido a la temática de muchos de estos juegos, aconsejamos que los niños, a pesar de que cumplan con la edad mínima recomendada, jueguen siempre acompañados por un supervisor.

Y sin con la tabla comparativa anterior sobre los mejores juegos cooperativos de mesa no tienes suficiente, puedes seguir leyendo el resto del post donde hago una pequeña reseña de cada uno de ellos.

Las Mansiones de la Locura (Segunda edición)

¿Te atreves a sumergirte en los tenebrosos mundos fruto de la imaginación de H.P. Lovecraft?

Las Mansiones de la Locura te invita a adentrarte en las calles y casas de Arkham.

Formarás parte de un equipo de hasta cuatro investigadores que deberán desentrañar sus más oscuros secretos sin morir en el intento ni perder completamente la cabeza.

Estamos ante la segunda edición de uno de los juegos más aclamados por los fans.

Su principal novedad con respecto a la versión anterior es que necesitarás descargarte una aplicación a tu móvil o PC que os irá guiando a lo largo del juego.

El uso de la app es todo un acierto. Ya no hace falta que un jugador haga de narrador y maneje a los monstruos del juego. Se pasa de un juego semi-cooperativo a un juego totalmente colaborativo. Todos los jugadores estáis en el mismo barco y os debéis ayudar para acabar la aventura con éxito.

Nadie sabe lo que va a pasar.

La aplicación nos va sorprendiendo a medida que avanzamos y, de este modo, la experiencia es increíblemente inmersiva.

Para comenzar a jugar no hay que perder mucho tiempo: elegís la misión en la app, extendéis las cartas, fichas y tableros, colocáis las figuras en sus peanas, seleccionáis vuestros personajes y objetos y ¡a jugar!

La aplicación empezará a narrar la historia y nos irá indicando cómo configurar el tablero y qué hay que hacer en cada momento. Es recomendable por lo tanto que la pantalla se coloque en un lugar donde todos los jugadores la puedan ver sin problemas.

Mansiones de la Locura, captura de la Aplicación para pc, móviles y tablets

El juego se va jugando por rondas y cada ronda consta de dos fases: investigación y mitos.

La fase de investigación es el turno de los jugadores. Es el momento de realizar sus acciones: moverse, examinar un objeto, matar un monstruo, etc.

La fase de mitos es el turno de los malos. La app llevará a cabo todo tipo de movimientos y eventos para complicarnos la existencia.

Los jugadores pueden volverse locos o morir. La locura añade un componente muy divertido al juego, ya que cuando un jugador pierde la cabeza, sus movimientos son totalmente ilógicos y pueden dar al traste con las decisiones el grupo.

Aunque el juego indica de 1 a 5 jugadores, es mejor jugar más de 3. De lo contrario la parte colaborativa pierde bastante gracia.

Se incluyen 4 misiones. La primera puede considerarse una especie de tutorial, aunque no por ello es menos divertida.

Un consejo:

cuando acabéis la partida intentad guardar todo de forma ordenada, las cartas y fichas del mismo tipo juntas (en bolsitas, empaquetadas o de alguna manera similar). Si no, montar de nuevo el juego sí que podría convertirse en una auténtica locura.

Esta segunda edición incluye un kit de conversión para aquellos que se hicieron con la primera versión. Gracias a este kit se pueden integrar los investigadores y monstruos del primer juego para añadir nuevas aventuras.

Mansiones de la locura - figura de monstruo

Y si te quedas con ganas de más, puedes hacerte con las siguientes expansiones:

  • Pesadillas Recurrentes: si no posees la primera edición, gracias a esta expansión puedes adquirir sus miniaturas y tableros para incorporarlos a tus partidas de la Segunda Edición.
  • Recuerdos Reprimidos: permite incorporar las extensiones Alquimia Prohibida y La Llamada de lo Salvaje, de la Primera Edición, a esta Segunda Edición.
  • Más Allá del Umbral
  • El Santuario del Crepúsculo
  • Calles de Arkham

Arkham Horror, el juego de cartas

Los misterios en Arkham son cada vez más aterradores. Pero un grupo de investigadores está dispuesto a desentrañarlos.

¿Te unes a ellos?.

Arkham Horror es un “living card game” (LCG), es decir, un juego de cartas donde se cuenta una historia en forma de aventuras conectadas entre sí. Cada partida es un capítulo o aventura dentro de una campaña y las decisiones que tomes en dicha partida condicionarán la resolución de la campaña global.

Se trata de un juego de cartas cooperativo para 1 ó 2 jugadores. No obstante, si se adquiere una segunda copia de la Caja Básica, podrán jugar hasta 4 jugadores al mismo tiempo.

La Caja Básica del juego contiene tres aventuras que forman parte de una misma campaña.

En la parte posterior del libro de instrucciones está el cuadro de registro de campañas, donde iremos anotando nuestros progresos que influirán de una aventura a otra.

La mecánica del juego es bastante sencilla.

Cada jugador tiene su carta de personaje, con sus virtudes y sus defectos. Deberá configurar su propio mazo de cartas donde deberá incluir una serie de cartas obligatorias y otras elegidas por él.

No te preocupes si no sabes muy bien cómo crear tu mazo. El juego propone diferentes configuraciones predefinidas si no queremos perder mucho tiempo en esta parte.

Lo siguiente será desplegar el escenario, que variará en función de la aventura que estemos jugando

Arkham Horror, simulación de una partida

El escenario estará compuesto por:

  • Carta que indica lo que significan las fichas de caos.
  • Cartas de lugares
  • Cartas de plan y cartas de acto
  • Mazos de encuentros
  • Fichas de vida, de cordura, fichas de pista/perdición, fichas de caos y fichas de recursos.

Los jugadores se encuentran en cada momento en un lugar (identificado por una carta). Desde éste nos podremos mover a otros y tendremos una serie de fichas de pista para descubrir.

Las rondas del juego tienen 4 turnos:

  • Turno de mitos: se añade una ficha de perdición a la partida y cada jugador roba una carta del mazo de encuentros, donde saldrá un monstruo.
  • Turno de investigación: los jugadores pueden realizar 3 acciones, que incluyen: robar cartas o recursos, jugar cartas de la mano, moverse, investigar para conseguir pistas, combatir o esquivar enemigos.
  • Turno de enemigos: se producen los ataques.
  • Fase de mantenimiento: se limpia la mesa y cada investigador roba 1 carta

A medida que vamos consiguiendo pistas avanzamos hacia un final bueno.

A medida que se van acumulando fichas de perdición avanzamos hacia un final malo.

Como hemos dicho, el final de cada partida condiciona la experiencia de los siguientes capítulos, por lo que el juego nos mete de lleno en una historia que va mucho más allá de unas pocas horas.

Y ésa es una de sus principales virtudes: la historia te atrapa completamente y te dejará con ganas de empezar el siguiente capítulo para ver cómo continúa.

En cuanto a su rejugabilidad, al estar organizado en campañas, podríamos pensar que sólo se puede jugar una vez. Pero no es así, podremos repetir la campaña con nuevos personajes, nuevos mazos de cartas y tomar decisiones diferentes cada vez. Cómo afrontemos cada campaña nos llevará a nuevas situaciones y a una manera diferente de acabar el juego.

Por último podemos ampliar las campañas a través de expansiones que se venden por separado. En concreto, existen 2 tipos de expansiones:

  • Nuevas campañas: son nuevas historias, diferentes de la original. Incluyen las primeras aventuras (o capítulos) de dicha campaña. Se necesita el juego básico para jugarlas.
  • Nuevos escenarios: añaden escenarios (capítulos) a la campaña original o a una expansión. Necesitan el juego básico y, en su caso, la expansión de la campaña correspondiente.

Pandemic

Una epidemia global es capaz de paralizar el mundo. Lo sabemos. 

Pero, ¿qué ocurriría si se produjesen 4 epidemias a la vez?

Este terrorífico escenario es en el que te sitúa Pandemic. Atrévete a recorrer cada rincón del mundo junto a tus amigos en busca de una cura que pueda salvar a la humanidad. 

¡La supervivencia de la raza humana depende de vosotros!

Pandemic es un juego cooperativo donde deberás evitar que 4 enfermedades mortales acaben con la humanidad.

Te convertirás en uno de los miembros de un cuerpo de élite que viajará a lo largo y ancho del Planeta en busca de una cura para cada una de las infecciones.

En Pandemic no hay individualismos. Si queréis terminar vuestra misión con éxito deberéis colaborar unos con otros.

El primer paso para enfrentarte a las enfermedades será elegir a tu personaje de entre los 7 existentes.

Podéis escoger vosotros mismos vuestro protagonista o dejarlo en manos del azar.

Una vez montado el tablero, el juego se desarrolla en turnos. A su vez, el turno de cada jugador se divide en 3 fases.

En la fase 1, los jugadores podrán realizar 4 acciones de entre las siguientes: moverse (viajar por tierra o mar, vuelo directo a una ciudad, vuelo chárter a cualquier ciudad o puente aéreo a un centro de investigación), construir un centro de investigación, tratar una enfermedad, descubrir una cura o compartir información con otro investigador.

En la fase 2 se roban 2 cartas del mazo de juego. Una de estas cartas podría ser de epidemia, que hace aumentar el marcador de propagación y extender una enfermedad.

En la fase 3, se infectan las ciudades y aparecerán los brotes. Cuanto más adelantado esté el marcador de propagación, más rápido se extenderá el virus, ya que más cartas de infección se sacarán en cada turno.

Pandemic, tablero con mapa del mundo

Cuando un jugador haya terminado su turno, será el momento de que intervenga el siguiente experto de este valiente grupo de élite.

Como ya hemos comentado, el objetivo es encontrar las 4 curas a las enfermedades. Así todos los jugadores ganan.

Pero si se acaban las cartas o la enfermedad se extiende hasta llegar a un límite, todos los jugadores pierden.

Pandemic es un juego muy adictivo, que consigue mantenernos en tensión conforme vemos que la epidemia avanza y la superviviencia del Planeta depende de nosotros.

Y si te quedas con ganas de más, existen expansiones y versiones diferentes del juego. Incluso, si eres coleccionista, tienes una versión 10º aniversario que incluye una caja de metal que simula un botiquín de primeros auxilios.

Room 25

Estás atrapado en una sala. Debes salir de allí.

Pero lo único que sabes es que detrás de las puertas te esperan peligros que no puedes llegar a imaginar y para sortearlos sólo cuentas con la ayuda de otras 5 personas que están como tú. 

¿Podréis confiar los unos en los otros y escapar juntos con vida?

Room 25 recrea la tensión que el cine ha llevada una y otra vez a la gran pantalla en películas como Perseguido, los Juegos del Hambre o Cube.

Precisamente esta última es la que más similitud tiene con el juego y en la que parece que se ha inspirado de principio a fin.

Room 25 es un juego cooperativo, semi colaborativo o incluso competitivo, según cómo lo queráis jugar, ya que incluye hasta 5 modos diferentes de disfrutarlo.

Estos 5 modos que ofrece el juego son los siguientes:

  • Modo solitario: para un solo jugador.
  • Modo cooperativo: donde todos los jugadores deberán colaborar para salir con vida del recinto.
  • Modo equipo: se formarán equipos para conseguir escapar.
  • Modo competición: sólo habrá un ganador.
  • Modo sospecha: tendremos infiltrados que intentarán boicotear nuestra huida.

El tablero del juego está compuesto por 25 losetas cuadradas que representan las habitaciones y que se irán develando a medida que el juego avanza. Sólo sabemos una cosa, Nosotros estamos en la habitación del centro y la salida en una de las esquinas o en sus losetas contiguas.

En cada habitación nos aguarda una sorpresa diferente que puede suponer un obstáculo importante hacia nuestro objetivo final de libertad.

Room 25, tablero y figuras

La mecánica de juego es muy sencilla. Se organiza en rondas, donde cada ronda tiene 2 turnos.

Al principio de la ronda los jugadores eligen qué dos acciones van a realizar en sus turnos y en qué orden. Podremos mirar las habitaciones adyacentes a la que nos encontremos, movernos a otra habitación contigua, empujar a un jugador para que entre en una habitación e incluso mover las habitaciones.

Una vez elegidos los movimientos, cada jugador, por orden, ejecuta el primero de ellos. Cuando todos han terminado, realizan la acción del segundo movimiento.

Esta forma de seleccionar los movimientos de forma previa en cada ronda proporciona un componente estratégico muy interesante, que nos tendrá buen tiempo de la partida pensando cómo vamos a actuar.

La manera de ganar o perder dependerá del modo de partida que selecciones. ¿Cuál será tu favorito?

Mysterium

Comunicarse con espíritus nunca fue una tarea fácil.

Pero si encima el fantasma sólo consigue mandarte mensajes a través de dibujos que parecen propios del mismísimo Dalí, la cosa se complica todavía más.

A pesar de ello, estoy seguro de que ni tus amigos ni tú os daréis por vencidos y conseguiréis ayudar a esta alma atrapada a encontrar a su verdadero asesino.

¿Querréis intentarlo?

Mysterium es un juego cooperativo donde uno de vosotros interpretará el papel de un fantasma que quiere desvelar la identidad de su asesino y el resto de jugadores serán médiums que ayudarán al espíritu a cumplir su propósito.

Sólo hay un problema, el fantasma únicamente puede comunicarse con los médiums a través de imágenes que evocan de una forma retorcida o fantasiosa algún aspecto relacionado con su muerte: el lugar, el arma homicida o la identidad del asesino.

Así, al inicio de la partida, el fantasma deberá asignar al azar una carta de personaje sospechoso, una de arma y otra de localización para cada jugador. 

Este conjunto de cartas las colocará en la pantalla de cartón que tendrá delante de él durante toda la partida para acordarse de lo que debe evocar a cada médium.

El tablero estará compuesto por todas las cartas de personajes, armas y localizaciones que los jugadores deben adivinar, además de otras diferentes para despistar.

Mysterium, ejemplo de carta de visión del fantasma

El juego tiene dos fases.

El objetivo de la primera fase es que cada jugador adivine la carta de personaje, de arma y de lugar que le ha asignado el fantasma.

Para ello, durante 7 rondas, el fantasma dará una carta de visión a cada jugador. Esta carta tiene una imagen onírica, extraña y, en general, muy bella.

Las tarjetas de imágenes son seleccionadas al azar por el jugador que interpreta al fantasma en cada ronda.

Así, el fantasma deberá repartirlas entre el resto de jugadores como mejor entienda que puedan ayudarles a identificar el personaje, arma o lugar que cada uno debe averiguar.

La relación puede ser muy vaga, simplemente un color, una forma, un objeto relacionado. Cualquier cosa que el jugador con el rol de espíritu considere que puede ser de ayuda.

Primero los jugadores deben adivinar el personaje, luego el lugar y finalmente el arma.

Si después de las 7 rondas todos los jugadores han identificado sus 3 personajes sospechosos, escenarios y objetos homicidas, pasarán a la segunda fase del juego.

En esta segunda fase, el fantasma volverá a comunicarse con los médiums mediante cartas de imágenes.

Pero esta vez sólo dará 3 cartas de evocación con las que los jugadores deberán deducir cuál es finalmente el asesino.

El juego termina con una votación donde cada jugador mete en un sobre su apuesta sobre el culpable final.

Si la mayoría acierta, todos ganan.

En caso contrario, todos pierden.

Mysterium, cartas de personajes sospechos

Mysterium es un juego muy entretenido que pone a prueba en todo momento tu imaginación.

¿Te atreves a hablar con fantasmas?

¡Ah! Y si te quedas con ganas de más, puedes hacerte con alguna de sus expansiones.

La isla prohibida

Una isla misteriosa. Una antigua civilización. Un tesoro escondido. ¿Qué puede salir mal?

Haciendo caso omiso de todo lo que nos han enseñado las películas de Indiana Jones, cuatro insensatos aventureros deciden que no tienen nada mejor que hacer que lanzarse a por un tesoro que podría cambiarles la vida.

Y tanto que podría. Nada más adentrarse en la isla, ésta se empieza a hundir.

¿Os atrevéis a ayudar a estos inconscientes a salir con vida de la isla?

La isla prohibida es un juego de cooperación donde, hasta cuatro jugadores, tendréis que colaborar por un fin común: no acabar para siempre en el fondo del mar.

Empezaréis escogiendo una carta de personaje. Hay seis disponibles, cada uno con sus características y habilidades (un explorador, un piloto, un navegante, un submarinista, un ingeniero y un mensajero).

También tendréis que preparar el tablero. El juego plantea diferentes maneras de montar la isla, dando lugar a diferentes niveles de dificultad, por lo que una partida nunca será igual a otra.

La mecánica del juego es bastante sencilla.

Va por turnos. En cada turno, el jugador puede realizar hasta 3 acciones, que incluyen moverse, reparar una loseta, entregar una carta a otro jugador o recuperar un tesoro si tiene las cartas necesarias para ello.

Se puede ejecutar las acciones en cualquier orden e incluso repetir la misma acción más de una vez en el mismo turno.

Cuando acaba de realizar sus acciones, el jugador roba dos cartas del mazo de tesoros. Este nombre es engañoso, ya que puede obtener cartas que le permitirán después descubrir tesoros, pero también puede sacar cartas denominadas “Las aguas suben” que subirán el indicador de inundación.

Este nivel de inundación es muy importante porque el siguiente paso consiste en sacar varias cartas de inundación, tantas como indique dicho nivel. Y eso, como podrás imaginar, no es bueno…

La isla prohibida, montaje del tablero

Cuando un jugador ha acabado, pasa el turno al siguiente.

El juego termina cuando todos los aventureros salen con vida de la isla con sus cuatro tesoros.

En ese caso, todos los jugadores ganan.

Si, por el contrario alguno muere, algún tesoro desaparece o se hunde la pista del helicóptero, todos pierden la partida.

En resumen, la Isla Prohibida es un juego muy divertido donde cada partida será diferente a la siguiente.

¿Seréis capaces de escapar de esta peligrosa isla?

¡Rescate!

¿Alguna vez has querido ser un bombero?

Entonces, no lo pienses más.

¡Rescate! es precisamente eso: Un juego de bomberos.

Con este juego tú y tus amigos os convertiréis en todo un equipo de emergencias que deberán salvar a las víctimas de un incendio antes de que se derrumbe el edificio.

Un juego trepidante que te pondrá en la piel de uno de esos magníficos profesionales que se juegan la vida en cada intervención.

Estamos ante un juego de mesa cooperativo donde todos los jugadores forman un equipo de salvamento que deberá coordinarse en todo momento para salvar al mayor número de personas atrapadas en el edificio incendiado.

Nervios, tensión adrenalina. Vivirás toda la emoción y toda la crudeza de estar en medio de peligroso incendio

El juego nos plantea dos modos diferentes de dificultad.

El modo básico es la experiencia normal de juego, donde la posición de los fuegos y demás elementos viene ya predefinida.

Por su parte, el otro modo es el aleatorio, donde los fuegos se colocan de manera arbitraria y además aparecen nuevos elementos como focos de calor o sustancias peligrosas.

Dos modos de juego, dos tableros, uno por cada cara que nos harán sudar en mayor o menor intensidad para conseguir nuestro objetivo. Pero no te confíes, sudar, sudarás igual.

Rescate. Tablero preparado para echar una partida

Una vez elegido nuestro personaje, que tendrá sus propias habilidades, el juego se desarrolla por turnos. Así, el turno de cada jugador consta de 3 fases:

  • Acción. Tenemos 4 puntos de acción. El jugador puede moverse, abrir y cerrar puertas, extinguir fuegos y derribar muros. Si llega a un punto de interés le da la vuelta y si contiene un animal o una persona, el jugador elige si quiere salvarla.
  • Propagar el fuego. A través de una tirada de dados hará que aparezca humo en más zonas del tablero, que el humo se convierta en fuego, o peor, que se produzca una explosión.
  • Reponer los puntos de interés. Si es necesario, se reponen los puntos de interés para que siempre haya 3 fichas con la interrogación sobre el tablero.

El objetivo del juego será rescatar a 7 de las 10 personas atrapadas. En cuanto mueren 4 víctimas, la partida termina con fracaso. 

El ritmo del juego es trepidante. Ver cómo el fuego se propaga te crea una sensación de alerta que centra toda tu atención en la partida. 

La colaboración tiene un papel fundamental y tendréis que adoptar decisiones complicadas para conseguir salvar al mayor número de gente. Sin duda, te hace sentir como un auténtico héroe.

Y si te gusta ¡Rescate!, no te puedes perder su excelente expansión ¡Rescate!: Alto riesgo.

Zombicide

Zombis, zombis y más zombis.

Las hordas de zombis son cada vez más numerosas y tú junto a tus amigos deberéis evitarlas o enfrentaros a ellas si queréis alcanzar ese lugar de la ciudad que puede suponer seguir vivo un día más. ¿Estáis dispuestos a atravesar las calles de una ciudad infestada de “no muertos”?

Zombicide es un juego de mesa que nos adentra en una ciudad apocalíptica donde ya sólo quedáis unos pocos. 

No te despistes, detrás de cualquier esquina pueda aparecer un engendro ansioso por alimentarse de ti. Procura que no te vean y no hagas demasiado ruido. Un zombi quizá no sea una amenaza, pero un horda puede ser tu perdición.

Estamos ante un juego cooperativo donde tus amigos y tú formaréis un equipo de intrépidos supervivientes donde cada uno tiene sus propias habilidades. Aprovechadlas trabajando juntos para lograr seguir con vida.

Disponemos de un tablero compuesto por módulos que podremos combinar para crear hasta 10 escenarios diferentes que nos propone el juego, e incluso inventarnos los nuestros propios. En el tablero se indicará el punto inicial, el punto final y los puntos de salida zombi.

Cada ronda del juego se organiza en 3 turnos.

Primero tendremos el turno de los personajes. Cada personaje realizará 1 acción. ¡Pero cuidado!, gran parte de los movimientos y maniobras generarán ruido que atraerán más zombis hacia vuestra posición.

Luego viene el turno zombi. Los zombis avanzan hacia los personajes que están en su línea de visión o hacia donde se produzca más ruido. Si algún personaje está en la misma casilla de un zombi, este último, en lugar de avanzar, muerde al personaje (le causará heridas y, a las dos heridas, nuestro héroe morirá).

Por último se produce el turno de alerta. Por cada punto de salida zombi aparece una carta de alerta, que hará que salgan más y más zombis.

Zombicide, detalle de figuras y tablero

Los personajes irán subiendo de nivel conforme matan zombis. Así obtendrán nuevas habilidades pero, al mismo tiempo, cuanto mayor sea el nivel de los personajes, más zombis aparecerán en cada turno de alerta.

Un dato curioso: cuando en una casilla hay un superviviente junto con varios zombis, si otro personaje usa un arma de fuego debe disparar primero al superviviente y luego a los zombis. Sinceramente, esta regla me parece muy estúpida y fuera de toda lógica.

El juego termina cuando se consiguen los objetivos de la misión o cuando todos los supervivientes mueren.

Y si todavía te quedan fuerzas para acabar con más zombis, puedes hacerte con alguna de las expansiones o versiones alternativas de Zombicide que aportan nuevas dinámicas de supervivencia en un mundo invadido por muertos vivientes.

Dead of Winter: La Larga Noche

¡Plum! ¡Plum! ¡Plum! 

Los golpes no cesan. Son los zombis agolpándose en el exterior. 

Dentro del refugio los integrantes de la colonia os encontráis seguros… de momento. 

Pero los recursos empiezan a escasear y alguien tendrá que salir a buscar más.

¿Te atreves a ser uno de los voluntarios?

Estamos ante una reedición del fantástico Dead of Winter, que se puede jugar como expansión original o como juego independiente.

Pero primero te quiero contar qué ofrece el Dead of Winter original y luego te comentaré por qué te recomiendo hacerte con esta nueva versión en su lugar.

Dead of Winter es un juego de zombies semi-cooperativo. Se debe colaborar para lograr un objetivo principal, pero al mismo tiempo tienes que luchar para conseguir tu propio objetivo personal y secreto. Sólo aquellos que consiguen su objetivo personal ganan la partida.

El juego nos ofrece 10 objetivos principales, que harán que cada partida sea diferente. Además, cada objetivo cuenta con una versión normal y otra hardcore, mucho más difícil.

Al principio de la partida cada jugador tiene 2 supervivientes, aunque a lo largo de la partida se irán incorporando nuevos supervivientes a la colonia. Menos mal, porque, como comprobarás, morir es realmente fácil.

El tablero nos muestras 2 zonas en el juego: el interior y el exterior.

El interior es la zona segura. Allí comemos, descansamos y reponemos fuerzas.

Los zombis se agolpan en el exterior, aunque de vez en cuando alguno se cuela causando estragos.

A pesar de que en el interior estemos seguros, tendremos que salir al exterior para recoger comida o para cumplir objetivos. Así, tendremos 6 localizaciones diferentes a las que acudir (gasolinera, hospital, supermercado, comisaría, biblioteca, colegio), cada una con sus propios objetos.

El juego se estructura en rondas que constan de dos fases: la fase de jugadores y la fase de la colonia.

Al principio de cada ronda se levanta una carta de crisis que indicará un objetivo que tenemos que cumplir en dicha ronda. Si no lo superamos tendremos una penalización.

Dead if winter, detalle de las figuras

En la fase del jugador, cada uno de ellos, al principio de su turno, tira los dados (uno por cada superviviente que tenga, más otro dado extra). Los dados le permitirán realizar ciertas acciones en función del valor que saque. También hay acciones para las que no se necesitan los dados.

Entre todas las acciones que se pueden realizar encontramos: mover supervivientes, atacar zombis, buscar, colocar barricadas, intercambiar objetos, etc.

Además en cada turno se saca una carta de encrucijada. Sólo la ve el jugador que está a la derecha del que tiene el turno. Si durante su turno se cumple la condición que viene en la carta, ésta se lee y tendrá una repercusión en el juego.

Un dato curioso es que se puede exiliar a un jugador. Para ello, si se piensa que un jugador es un traidor se puede proponer una votación. Si hay mayoría, se echa al jugador de la colonia y debe buscarse la vida fuera de ella.

En la fase de la colonia, se reparten los alimentos, se revisa el cumplimiento de los objetivos de ronda, se recolocan los zombis, se mueve el marcador de ronda, etc.

Y, por último, está el maldito dado de 12 caras, que acabarás aborreciendo. Cada vez que un superviviente sale al exterior o mata un zombi, debe tirar este dado. En el mejor de los casos, no le pasa nada. Si no, puede resultar herido e incluso morir.

La partida termina cuando se cumple el objetivo inicial o cuando el contador de ronda o el de moral, que se va moviendo conforme se cumplen o no objetivos, llegan a cero. Aunque se cumpla el objetivo principal, sólo aquellos jugadores que hayan cumplido su objetivo personal ganarán la partida.

Dead of Winter ofrece además diferentes formas de jugar que hacen que las partidas sean más variadas:

  • Variante de Cooperación: el único objetivo a conseguir es el principal.
  • Variante de dos jugadores: es un modo cooperativo para dos jugadores.
  • Variante de traidor: se incluye una mayor probabilidad de que el objetivo de algún personaje sea de traición.
  • Variante hardcore: se juega con los objetivos hardcore, que son más difíciles
  • Variante de eliminación del jugador: el objetivo es eliminar a todos los supervivientes de un jugador.
Dead of winter, tablero del juego de mesa

Hasta aquí las reglas del Dead of Winter original.

Como he comentado al principio, Dead of Winter: La Larga Noche es una nueva versión del juego que se puede jugar como juego individual o como expansión del original.

Realmente como expansión tengo mis dudas de que merezca la pena adquirirlo, salvo para auténticos fans.

Sin embargo, si no dispones del Dead of Winter original, te recomiendo hacerte con esta versión en su lugar, ya que tendrás un juego con las mismas reglas y localizaciones (aunque con ligeras modificaciones), además de 3 módulos opcionales que dan mucha más variedad a las partidas.

T.I.M.E. Stories

Los viajes en el tiempo ya están aquí. Y son alucinantes.

Pero tienen un gran problema: el pasado y el futuro pueden ser maleables.

Ahí es donde entráis tú y tus amigos. Vuestra misión será impedir que las líneas temporales no se corrompan.

¿Aceptáis el reto?

En T.I.M.E. Stories os convertiréis en agentes de una sofisticada organización que se encarga de arreglar los problemas temporales causados por el uso malintencionado o irresponsable de los viajes en el tiempo.

Para ello, estaréis en una sala repleta de cápsulas donde os introduciréis en una para que vuestra mente se transporte hasta el cuerpo de un personaje de otra época.

Dentro de vuestros nuevos receptáculos deberéis trabajar en equipo para resolver los enigmas que os conduzcan a arreglar el entuerto.  

Cada personaje en el que os introducís tendrá unas características y habilidades particulares que deberéis aprovechar para acabar la misión con éxito.

Pero no perdáis ni un segundo. Cada salto temporal tiene una duración limitada y, si el tiempo se acaba, deberéis volver al presente sin terminar la misión.

Al iniciar la partida, desplegaremos sobre el tablero las cartas de la sala de viajes, donde el instructor nos narrará la historia y nos dirá qué hay que colocar exactamente sobre el tablero.

También tendremos el reloj del tiempo, el plano, los mazos de cartas y las tarjetas con la información de los receptáculos (personajes a los que se transfieren los personajes).

Daremos entonces el primer salto en el tiempo.

Nuestros agentes se encontrarán entonces en una habitación de otra época. Esta habitación se  simula con un conjunto de cartas que forman una escena.

La manera de jugar es la siguiente.

Cada jugador indica qué carta quiere inspeccionar (zona de la escena), le da la vuelta y la lee. Luego comparte esta información con el resto, pero con sus propias palabras, pudiendo olvidar detalles o interpretando las cosas de manera diferente.

Estas cartas pueden contener información en forma de dibujos o descripciones, pero también pueden darte un objeto o retarte a una prueba, durante la que tu personaje podría morir.

TIME Stories, tablero

Si un jugador muere, podrá volver con otro receptáculo, pero pasado una serie de unidades de tiempo en el reloj, durante las que no podrá hacer movimientos, aunque sí podrá participar de las discusiones.

Una vez explicadas las cartas, se decide qué hacer: realizar acciones en el lugar actual o moverse a otro diferente.

Las acciones que se podrán realizar en el escenario actual son cambiar de cartas o llevar a cabo las pruebas que se han planteado.

Si todos los jugadores están de acuerdo, pueden cambiar de lugar.

Para ir a otro lugar, se desplegarán sobre el tablero nuevas cartas que dibujan el nuevo escenario que deberán investigar.

Tanto si se decide realizar pruebas en el lugar actual como si cambia de escenario, se consumen puntos de tiempo.

Cuando el tiempo llega a cero se acaba la partida.

En ese caso, leeremos una carta de misión fallida, pero podremos volver a intentar la misión de nuevo. Supondría entonces realizar un segundo salto.

Cada salto puede durar unos 90 minutos. Suelen ser necesarios 2 o 3 saltos, por lo que fácilmente una partida durará 3-4 horas.

T.I.M.E. Stories es un juego que nos cuenta una historia apasionante. Ahí está su magia, pero también su principal pero: su escasa rejugabilidad. 

La rejugabilidad reside realmente en los saltos, ya que permiten reintentar la misión aprovechando toda la información que obtuviste en tu salto anterior y saltándote algunas partes.

Un aspecto a destacar del juego es el práctico inserto de la caja. Está pensado para que, si tenéis que dejar una partida a medias, podáis guardarlo todo de tal manera que os resulte sencillo retomarla en el punto en la que la dejasteis.

Esta caja básica incluye una única aventura (Asylum), pero si os gusta y os quedáis con ganas de más (y estoy seguro de que sí), disponéis de varias expansiones que os harán disfrutar de nuevas aventuras a través del tiempo.

¿Qué son los juegos de mesa colaborativos?

Creo que no necesitan demasiada explicación. Su propio nombre lo indica.

Los juegos de mesa cooperativos son aquéllos donde todos los participantes deben colaborar y trabajar en equipo para ganar la partida.

Se trata de un tipo de juego diferente al que estamos habituados. Lo normal es tener que competir y hacerlo mejor que el resto (o tener más suerte) para ser el ganador.

Aquí no.

En los juegos cooperativos tenemos un reto que hay que cumplir. Puede ser un misterio que resolver, conseguir salir ilesos de un lugar o una misión concreta que completar.

Todos ganamos o todos perdemos.

Por eso, todos somos responsables de poner nuestro granito de arena para conseguir la victoria.

¿Qué son los juegos de mesa semi cooperativos?

Los juegos de mesa semi cooperativos o semi colaborativos son una variante de los juegos cooperativos donde, a pesar de tener que trabajar en equipo para conseguir un objetivo común, sólo uno (o varios) de los jugadores ganarán la partida.

No hay una excesiva unanimidad sobre cuándo considerar que un juego es semi-cooperativo, colaborativo por equipos o semi competitivo.

Yo quizá no sea tan purista y, en mi opinión, considero que entran dentro de la clasificación de semi colaborativos las siguientes modalidades de juego:

  • Las que plantean un objetivo común y otro individual. Sólo los que cumplen su objetivo personal acaban ganando la partida.
  • Las de victoria por puntos. En este tipo de juegos se debe lograr un objetivo común, pero después se asignan puntos en función de cómo ha terminado cada jugador. Sería una variación del caso anterior donde el objetivo individual consiste en tener más puntos que el resto.
  • Los juegos de traidor. Otra variante de los objetivos individuales pero, en este caso uno o varios de dichos objetivos consisten en poner la zancadilla al resto del grupo para que no logren el objetivo común.
  • Los juegos donde un jugador se opone al resto. Son aquellos que requieren que alguien interprete el rol de “master”, encargado de llevar el hilo de la historia y manejar las acciones de los malos.

En cualquier caso, los consideres o no semi cooperativos, estarás de acuerdo conmigo en una cosa: te hacen pasar un buen rato. 

Mezclan la colaboración al tomar decisiones en equipo con las risas de los momentos de pique entre los amigos. 

¿Por qué jugar a juegos de mesa colaborativos?

La respuesta para mí es muy simple

Lo mejor de los juegos cooperativos es que son muy divertidos.

Pero además aportan una serie de ventajas o beneficios que son muy útiles en el mundo actual:

  • Fomentan la participación y trabajo en equipo.
  • Favorecen del diálogo.
  • Promueven la toma de decisiones consensuadas.
  • Te ayudan a conocer más a los demás.
  • Te empujan a ser más solidario y a compartir los elementos del juego.
  • Amplían tu visión espacial y coordinación: no sólo debes tener en cuenta las habilidades de tu personaje o tus recursos sino también los del resto.

Como ves, se trata de cualidades que seguramente debas aplicar también en tu trabajo o en tu día a día, por lo que estos juegos, además de divertirte, te ayudan a perfeccionar todos estos aspectos.

Sin embargo, también tienen un lado negativo. Es lo que muchos llaman el efecto líder. 

Puede que alguien tome las riendas del juego y monopolice las decisiones. O que varios jugadores simplemente se dejen llevar, sin aportar demasiado.

Si esto ocurre, lo mejor es daros cuenta entre todos e intentar reconducir la situación. Créeme, disfrutaréis mucho más de las partidas si todos contribuís de forma similar.

En cualquier caso, quien mejor puede juzgar los beneficios de estos juegos eres tú. Dales una oportunidad y estoy seguro de que querrás repetir.

¿Quieres probarlos?